Pellegrini, el último romántico del señorío

DAVID LÓPEZ PALOMO | Sus ojos cansados llevan desde 1973 exhalando el narcótico del cuero y enganchados al devenir del esférico. Rojizos y cabizbajos, tiñeron en sus pupilas los colores del Universidad de Chile mientras sus pies bailaron al ritmo que marcaba el ahora denominado Campeonato Nacional de Petrobras. Su altura y su toque le dejaron ejercer de defensa hasta que Iván Zamorano, vestido de joven de 17 años, le ganó un balón de cabeza el día de su retirada. Manuel Pellegrini, El ingeniero, colgaba sus botas desgastadas por el exceso de primaveras en 1986 tras pasar toda una vida defendiendo los colores del conjunto chuncho.

Dejó su primer gran amor con el Universidad de Chile jurándole al Estadio Nacional que nunca olvidaría aquellas noches de luces y estrellas. Respetuoso e inmaculado, no quiso mancillar el banquillo del equipo que fue su religión. Cambió de país, se cinceló de traje y corbata y cogió la batuta para dirigir al Liga Universitaria de Quito. Después vendrían San Lorenzo y River antes de llegar a Vila-Real.

Aterrizó en una pequeña ciudad de apenas 50.000 habitantes sin hacer ruido ni llamar la atención. Huyó de las estridencias sin esquivas ayudas en su acento y arribó a toda una localidad a llenar El Madrigal; primero cada domingo, después cada martes o cada miércoles. Y no decepcionó a nadie. Metió al equipo en semifinales de la Champions y a punto estuvo de jugar la final ante el Barça si Riquelme no hubiera fallado un penalti que le perseguirá de por vida y que le aúpa a esa categoría que Rubén Uría definió “Reyes sin corona”.

Sin penitencia alguna, salvo la de su retirada como futbolista, pisó el Bernabéu avalado por la vistosidad de su fútbol. Siempre correcto, se enfundó el traje de la tranquilidad y la excelsitud nada más pisar la capital. Callado, obediente y sereno, aceptó los designios de un presidente angustiado por conseguir arribar el éxito con la mayor brevedad. Tragó con Raúl, al que acabó por sentar en el banquillo; contó con Guti y sus fiestas de guardar; y dejó esa imagen de señorío que tanto se echa de menos en Chamartín desde hace unos años.

Los madridistas de siempre, los de cierta edad, vemos a Guardiola como propio del Madrid. Está más cerca de un Molowny, de un Del Bosque o de un Valdano de lo que está Mourinho, que no tiene nada que ver con esas figuras que para nosotros son el entrenador educado, como Pellegrini hasta hace poco. Al pobre, no le dejaron llegar al segundo año, cuando creo que habría mejorado, pese a que ya lo hizo bien el año que estuvo. Ese tipo de individuo es el que el Madrid clásicamente ha tenido”, explica Javier Marías en Jotdown.

Ese señorío, sin embargo, sí que fue requerido por el Málaga. Primero con el aval que da el talonario y después sin él. Sin quejarse, sin reñir e intentando formar un grupo cuando la situación del club aconsejaba bajarse de un barco que estaba a punto de naufragar. Se conformó con lo que tenía y mantiene a su equipo tercero en la clasificación después de ganar 2-1 al Valladolid el sábado. Cosas de la vida, en la localidad andaluza vuelven a rendirle pleitesía cuando restan pocos días para recibir al Milan. La pleitesía que le fue denegada en el Bernabéu.

Quizá por eso, o porque según el propio Pellegrini “quien sólo sabe de fútbol, no sabe nada”, este licenciado en Ingeniería Civil es considerado por la página web del Real Madrid como el último símbolo del señorío. “Humildad, perseverancia, inteligencia y un trato casi reverencial al esférico. Se puede decir que es un romántico de este deporte”. Palabra del club blanco. Ya saben, eso que en otra región de España han decidido llamar valors.

22/10/2012

Anuncios

16 thoughts on “Pellegrini, el último romántico del señorío

  1. Pingback: La caída de Steven | Falso 9

  2. Pingback: Líderpool | Falso 9

  3. Pingback: Paralelismos | Falso 9

  4. Pingback: Antón Meana: “El fútbol no necesita a José Mourinho” | Falso 9

  5. Pingback: Carnaval | Falso 9

  6. Pingback: El hijo del autobusero | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s