Fran Guillén: “Leo a Enric González siempre que tengo una crisis”

ENTREVISTA A FRAN GUILLÉN / Casi no cojea después de la grave lesión de rodilla que tuvo hace unos meses, un mal más propio de deportistas de elite que de profesionales de la información. Cercano y con una voz profunda y modulada tras su experiencia en la radio, Fran Guillén disfruta hablando de cualquier tema, especialmente cuando se unen dos de sus pasiones: fútbol y periodismo. Inquieto y versátil, tenemos ante nosotros a un moderno falso 9.

PREGUNTA: Periodista de alma máter Complutense. ¿En qué momento te diste cuenta de que lo tuyo era informar?

RESPUESTA: Desde que recuerdo que soy persona. Yo era muy pequeñito y uno de mis primeros regalos de Reyes fue una grabadora: le puse las pilas, encendí la tele, bajé el volumen y empecé a comentar el partido que estaban dando. Además, siempre he practicado mucho deporte, y soy de los que creo que los periodistas deportivos, en el 99% somos deportistas profesionales frustrados. Y el que diga que no, miente.

P: De forma que pronto le cogiste el gusto a esto de ser plumilla. ¿Qué tiene esta profesión que no te deja desengancharte de ella?

R: Tiene muchas cosas que parece que te empujan a desengancharte, pero al final siempre hay algo que pesa y creo que es el saber que estás haciendo algo que es lo que más te llena en el mundo. Al final esos momentos son los que decantan la balanza, más allá de cualquier otra desventura o putada, que hay muchas. Pero en el momento en que se enciende la luz, en mi caso de la radio, y en el estudio empiezo a hablar de fútbol se me olvida todo eso.

P: Si hay una palabra que podría definirte es polivalente. De ABC Punto Radio a Jotdown, ¿la tele no piensas retomarla?

R: Ya hice mis pinitos. Tuve una época de tele que fue Marca TV y me lo pasé muy bien; o sea que estoy deseando… En cuanto alguien me diga algo me dejaré engañar muy fácilmente, porque yo para estoy soy un inconsciente. Narré el Mundial de básket de Turquía y me pareció sorprendente la repercusión que tiene. Es un medio que todavía tengo muy virgen y al que me encantaría volver.

P: Pero tú estás cómodo en la radio…

R: Sí, siempre me dicen que lo mío es la radio, pero entré porque fue lo primero que hice. Yo llegué a la Complutense y fui de cabeza a lo primero en lo que podía hacer prácticas, que era Radio Complutense. Y de ahí a Radio Marca, y de radio a radio, y al final los contactos que sacas es en radio y todo te lleva a encasillarte o especializarte en ese medio.

P: En tu BIO de Twitter te defines como “periodista (poli) deportivo”. En España, igual que dijo Fontanarrosa con los delanteros, ¿crees que eres una especie en peligro de extinción?

R: Lamentablemente creo que sí. Y está en nuestra mano intentar que esa especie, por lo menos, se perpetúe. No voy a decir que domine el panorama, porque creo que es algo utópico ahora mismo, y tendrían que cambiar muchísimas cosas para que interese, no más allá del fútbol, sino para que se hable de algo más que de Madrid y Barcelona. El periodista deportivo es periodista deportivo, no solo futbolístico; la etiqueta de “periodista futbolero” me parece muy bien, porque me encanta el fútbol, pero los periodistas deportivos deberíamos tener polivalencia. Las generaciones que vienen se preocupan más de lo que hay fuera del fútbol.

P: Precisamente en la red social de los 140 caracteres reflexionas mucho sobre el periodismo, en general, y el deportivo, en particular. ¿Qué problemas tienen? ¿Son endogámicos?

R: Era Rodolfo Walsh el que decía que “el periodismo si no es libre, no es periodismo”. Y tiene una principal carencia que es que no es libre, por dos vertientes, porque hace mucho tiempo que dejó de ser el instrumento para el que, románticamente, se concibió, que es ser el azote de los poderosos. Esa falta de libertad es económica pero también periodística. Muchas veces se trata de ser un funambulista para no incomodar a tu jefe, y eso son relaciones públicas, pero no periodismo.

P: Como tweetstar te lloverán muchos elogios y algún palo. ¿Las redes sociales intoxican o democratizan la información?

R: Yo soy muy defensor de que la gente hable y no renuncio a contestar a nadie, tenga los followers que tenga: Twitter enriquece el debate. Pero también es verdad que se ha propagado la idea de que cualquier persona puede informar de cualquier cosa, y eso está bien y no está bien a la vez, porque esa gente no tiene los códigos para contrastar esos hechos que un periodista sí tendría antes de publicar a lo loco.

P: Ahora que está muy de moda “The Newsroom”, ¿crees que puede haber un boom de fervor periodístico en las generaciones venideras?

R: Ojalá, porque me parece una serie fantástica. No lo encuadro tanto en que haya un boom, pero espero que sirva para reflexionar a muchos de los que están ahora mismo siendo periodistas, por un lado, y, perdiendo la fe en el periodismo, por otro. Es una serie muy idealizada, es verdad, pero de la que hay que saber sacar cosas. Yo, en mi BIO de Twitter, tengo puesta la palabra “quijotesco” porque es el término más recurrente en “The Newsroom”. “El Quijote” es un libro al que están permanentemente aludiendo por ese sentido de luchar contra molinos.

P: ¿Cuál es tu primer recuerdo con un balón?

R: Cuando me mudé a Huelva, de pequeño, una de las primeras cosas que hacía para entretenerme era coger una pelota, unos guantes de portero e irme con mi padre a la playa; allí ponía dos montones de arena y mi padre me tiraba. Y siempre viene muy alrededor de mi otro gran recuerdo, que es un póster del Atlético de Madrid que me regaló también mi padre, un Atlético en el que estaba Julio Salinas, de los que lo pasaba regular para quedarse en Primera. Época oscura, una de tantas.

P: Muchas veces enarbolas la bandera del odio al fútbol moderno. ¿En qué ha cambiado el fútbol en 15 años para que haya perdido su esencia?

R: Ahí reconozco que peco un poco de romántico, pero yo soy muy nostálgico del PC fútbol, del fútbol de los 90, del partido de Canal + de los domingos a las 21.00, en el que todo el mundo llevaba botas negras y había campos como Las Gaunas, el Insular o el antiguo Los Pajaritos. El fútbol moderno, aparte de la globalización y el bipartidismo, lo más nocivo que tiene son los horarios. Después de estudiar mucho el tema, a veces parece que la LFP pone los horarios que menos les pueden venir bien a las radios, y casi todo el mundo que hemos accedido a ser periodista deportivo fue porque lo hemos mamado en la radio. ¿Quién no ha crecido escuchando el Carrusel?

P: ¿Tú crees que el Mono Montoya o Kowalczyk habrían jugado en el PSG o el City?

R: Supongo que sí, porque al final el dinero es el dinero, pero creo que el de los jeques es un fenómeno peligroso y engañoso. Esos clubes son el juguete de alguien al que no le gusta el fútbol especialmente; de hecho el jeque que está en el Málaga está allí por muchos más negocios, y no es casualidad que hable cada dos por tres del Puerto Deportivo de Málaga. La brillantina del dinero a veces nos ciega, y lo vimos con Alí Syed en el Racing.

P: ¿Quién es el malo malísimo del fútbol español: la dupla Roures-Tebas, Cristóbal Soria, Mou o Ballesteros?

R: Estoy encantado de que Cristóbal Soria se aleje cada vez más del fútbol, lo que pasa es que estoy bastante desencantado de que cada vez se acerque más al periodismo. Pero yo tengo que hablar mal de la gestión de Roures y de Tebas. Mi interés es el mismo que el suyo, aunque no lo parezca: que la Liga española sea la mejor del mundo para que podamos venderla, para que cada vez haya más gente que la siga y cada vez tengamos todos más audiencia. Si nos unimos todos y vendemos juntos algo común el bien va a ser para todos; nadie va a ganar aquí la guerra ni la va a perder.

P: Ahora que podemos presumir de tener la mejor cantera del mundo, ¿piensas que en España se cree en la cantera de verdad o a veces es una solución de urgencia o un gesto tribunero con la afición?

R: Yo creo que hay dos tipos de canteranos en España: el canterano que sube y que, poco a poco, se mete en la dinámica del primer equipo, y el canterano que juega cuando las cosas van mal y es titular en la penúltima jornada de Liga. Los dos ejemplos se ven muy bien con Óliver Torres y con Thiago Alcántara, el clavo ardiendo y la paciencia. Si se tiene cabeza hay muy buena cantera en España, poco a poco, pero, a veces, los aficionados queremos correr más que los propios futbolistas.

P: ¿Es posible que el fútbol pueda ser, a veces, más bonito cuando se lee que cuando se ve?

R: Sí, por supuesto. La prosa que se ha hecho de años muy oscuros del Atlético de Madrid o del Rosario Central de Fontanarrosa es mucho más bonita que el juego; y es muy bonito leer a Nick Hornby hablando de un Arsenal que hacía el peor juego de Inglaterra. Es también deber del periodista, y un reto muy bonito, sacar algo bello de un deporte que a veces tiene partidos buenos y otras no tanto.

P: ¿Cómo de incompleto está alguien cuando no lee a Enric González hablar sobre Chinaglia o el derbi de Bérgamo?

R: Para mí Enric González es el periodista con mayúsculas. Si me preguntas por un referente, por su trabajo, por su saber hacer y por lo que después escribe, ese es Enric González. Me encanta leer a muchos, pero a mí de él me gusta leer una crónica de un partido de la Liga italiana, lo que ocurre en la Plaza de Tahrir o lo que le pasó ayer en la farmacia. Su magia es que tú lees un texto suyo, cualquiera de sus “Historias del Calcio”, y piensas: “Realmente, si yo hubiese tenido esa información y conociese esa historia, esto lo podía haber escrito yo”. Es como Dalí o Picasso, que antes de pintar cuatro garabatos los ves pintar formalmente y te caes de espaldas. Cuando tengo una crisis profesional, siempre leo algo suyo.

P: Galeano, Rodrigálvarez o Rubén Uría cuando escriben parece que hacen poesía. ¿El buen periodismo puede ser el contrapunto al fútbol mediocre?

R: Creo que es un placer leer a Rodrigálvarez, a Galeano o a Uría, pero también por una cosa muy importante: si vas a ser periodista deportivo no entiendas solo de deportes. Para mí no hay nada más bonito que escuchar a Galeano meter una historia de Simón Bolívar en un artículo deportivo. El saber de política, de pintura, de arte, de literatura, el saber de cine. Y creo que, al final, todos ellos lo que hacen es ver y hacerte ver que todo está entremezclado. El periodista deportivo tiene que saber mucho de deportes, pero tiene que ser consciente de que si le sueltan un día en Egipto, porque le ha cogido de vacaciones, y hay una revolución, qué va a hacer si no puede hablar de Aboutrika, de Mido y de la Selección de Egipto.

P: ¿Cuál es el mejor falso 9 que has visto nunca?

R: Teniendo en cuenta que es un fenómeno cuya popularización es relativamente reciente, si no digo Messi me estoy saltando muchas cosas. Pero también lo podría haber sido el Johann Cruyff de la Naranja Mecánica, en la que todos atacaban y todos defendían, o Francesco Totti en la Roma de los Pistones de Spalletti. Pese a todo, Lionel Messi es el mejor falso 9 que hay, pero, volviendo a lo que decía del fútbol moderno, no tiene la carga romántica que tiene Maradona.

P: ¿Y un falso 9 de tu cosecha?

R: Confío mucho en Álvaro Morata. Yo le vi cuando trabajaba en el Real Madrid, porque sí, yo también hice periodismo de oficina, de nota de prensa y oficialista, porque hay que conocerlo también. A mí me gustaba porque era un nueve desgarbado, incluso un poquito cheposo, parecía un poco Savo Milosevic. Alfonso Núñez y yo le llamábamos, cariñosamente, Moratovic. El año pasado jugó caído a banda en el Castilla y es un hombre que ha mejorado mucho técnicamente. Ya no es aquel delantero tanque que solo remata de cabeza, muy bien, pero solo hacía eso, sino que es muy rápido, hace muchas cosas con el balón en los pies y creo que en el Real Madrid o fuera de él lo va a hacer muy bien.

20/10/2012

Más entrevistas:

– Karina Kvasniova (6/10/2012)

36 thoughts on “Fran Guillén: “Leo a Enric González siempre que tengo una crisis”

  1. Pingback: Diego Torres: “El éxito le ha dado a Mourinho miedo al fracaso” | Falso 9

  2. Pingback: Juan Tallón: “Futre corriendo es mi recuerdo más salvaje y feliz del Atlético” | Falso 9

  3. Pingback: Antón Meana: “El fútbol no necesita a José Mourinho” | Falso 9

  4. Pingback: Miguel A. Violán: “Pep es un ser imperfecto” | Falso 9

  5. Pingback: Eduardo Rodrigálvarez: “El Athletic no se elige, te elige él a ti” | Falso 9

  6. Pingback: Rodrigálvarez: “El Athletic no se elige, te elige él a ti” | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s